Holland America. Foto: Captura de pantalla

Tras horas de debate autoridades han determinado que los cruceros con personas enfermas a bordo no podrán atracar en los puertos del sur de la Florida, sino permanecer en el mar y tratar a los enfermos desde la embarcación.


La medida fue tomada por Guardia Costera de los Estados Unidos, firmada por el Contralmirante de la Guardia Costera E.C. Jones, cuyo distrito incluye Florida, Georgia, Carolina del Sur y Puerto Rico.

Las nuevas reglas requieren actualizaciones diarias sobre el número de casos de coronavirus de cada barco para las embarcaciones en aguas de los EE. UU.

Además emitieron una advertencia severa: cualquier embarcación con bandera extranjera «que merodee más allá de los mares territoriales de los EE. UU.» debe intentar evacuar médicamente a los enfermos a esos países.

Las medidas aplican para las embarcaciones que viajen con más de 50 personas.


En este momento el crucero Zandaam Holland America Lines está en camino a Port Everglades con 4 muertos y 9 casos de COVID-19. Alrededor de 190 personas además presentan síntomas gripales. Las personas que no presentan síntomas fueron transferidas el sábado al crucero Rotterdam. Ambas embarcaciones se dirigen hacia la Florida.

Dos de las cuatro muertes en el Zaandam fueron atribuidas a COVID-19. Más de 300 estadounidenses están en el Zaandam y en el Rotterdam.

También el crucero Coral Princess de Carnival está en camino al sur de la Florida. A bordo viajan personas con síntomas pero no se han hecho pruebas de coronavirus.

El gobernador de Florida expresó el martes su desacuerdo ante la llegada del Zandaam.

El presidente Donald Trump dijo más tarde que hablaría con su compañero republicano. «Se están muriendo en el barco», dijo Trump. “Voy a hacer lo correcto. No solo para nosotros, sino para la humanidad».

La nueva medida de hoy obliga a los viajeros a permanecer en el mar por tiempo indefinido.

«Esto es necesario ya que las instalaciones médicas en la costa pueden alcanzar su capacidad total y perder la capacidad de aceptar y tratar de manera efectiva a pacientes críticos adicionales», dice el memorando. «Un posible evacuado tiene mejor acceso a un entorno cómodo y al personal médico a bordo el buque de pasajeros extranjero donde ya se está brindando atención «.

El documento requiere que todos los barcos en aguas de los EE. UU. den su número de enfermos y muertos a bordo cada día o se enfrenten a sanciones civiles o procesos penales. La Guardia Costera decidirá si una transferencia es absolutamente necesaria, pero la línea de cruceros sería responsable de organizar el transporte en tierra y las camas de hospital.