Un reportaje de TV Solvisión revela las condiciones en las que se encuentran los hospitales de Guantánamo, congestionados a causa del dengue, según el audiovisual muchas personas hacen caso omiso a la hora de mantener la higiene, así como a las orientaciones de cómo realizar el autofocal, y permitir que la fumigación se realice correctamente, además de mantener cerradas las viviendas al menos por 45 minutos, luego de fumigar.

De acuerdo al reporte, los pacientes cubanos ocultan sus síntomas febriles, y no acuden a tiempo al médico, creando una cadena que puede terminar enfermando a su familia o vecinos, pues el “dengue se enmascara en catarros, y otras enfermedades respiratorias”, por lo que actuar es muy importante.

Los municipios de Guantánamo, Baracoa, Manuel Tames y Caimanera presentan los índices más significativos si de infectados se trata. Si bien el trabajo periodístico estatal menciona las indisciplinas sociales, en el caso de los operarios de la campaña contra el aedes aegypti, ya que no son los responsables que debieran ser para cumplir de manera adecuada la labor de protección de la salud de la población, por lo que crece la demanda que debe haber por parte de los directivos para chequear que los trabajadores hagan lo estipulado.


Sin embargo no todo es culpa de los trabajadores o de la población, el reportaje oficialista no toca para nada la responsabilidad gubernamental ante la crisis higiénico-epidemiológica en la provincia oriental. La recogida de basura, y la no acumulación de desechos es muy importante para que las enfermedades no proliferen, sabemos que en la Isla la labor en este sentido es totalmente deficiente, en ocasiones por ineficacia de los empleados de Comunales, pero también por la falta de recursos, de transporte.

Por otro lado también es necesario enfatizar que las condiciones en los hospitales cubanos no es la idónea, y por ello muchos enfermos temen ingresar, porque algunos experimentan complicaciones en los centros de salud, en la mayoría escasean las sábanas, el agua, medicamentos, jeringas, y otros productos necesarios, ni hablar de la pésima alimentación.

(Con información de Diario de Cuba)