Diversos grupos de la oposición cubana propusieron no asistir a las urnas este domingo 11 de marzo, o escribir en la boleta electoral la palabra “Plebiscito”.


Al mismo tiempo el régimen cubano desplegó un amplio operativo para controlar el proceso de los comicios generales, que en la Isla no es más que la ratificación de candidatos ya propuestos para ocupar el puesto de diputados en la Asamblea Nacional del Poder Popular.

La coordinadora de la iniciativa Cuba Decide, Rosa María Payá, denunció que durante la jornada de votaciones de este domingo, la Seguridad del Estado sitió las viviendas de varios de los observadores electorales.

La joven opositora escribió en Twitter, “fuerzas policiales impiden la observación electoral en La Habana. Seis equipos de observación se encuentran bajo acoso impedidos por ahora de llegar a los colegios”.

El proyecto que lidera la activista cubana anunció que observaría el escrutinio de las votaciones nacionales y fiscalizaría colegios electorales en todo el país para ofrecer los resultados, observaciones y conclusiones sobre el proceso.


El Gobierno cubano dispuso unos 24 500 centros de votación.

Saylí Navarro, activista cubana precisó que el número de detenciones que manejaban hasta el domingo era de al menos 12 documentadas.

Rosa María Payá describió los arrestos ocurridos a esta última formación opositora como las “más graves incidencias de la jornada”.

Según la promotora de Cuba Decide “los arrestos no han sido la única violación de las autoridades en la jornada del domingo”.

La artista y activista cubana Lía Villares también había denunciado: “Hay 14 activistas incomunicados actualmente, con teléfonos apagados, diez sitiados en sus casas que no pudieron ejercer su derecho al voto”.

“Las incidencias las esperábamos, la dictadura muestra nuevamente una de sus caras más despóticas. La Ley Electoral cubana ya viola muchos derechos de la ciudadanía, pero la Seguridad del Estado, los cuerpos represivos de respuesta rápida, la PNR, violan incluso esa Ley Electoral cuando un activista, cuando un promotor se dispone a ir a participar en el escrutinio o simplemente a ir a ejercer el supuesto derecho al voto”, argumentó la promotora de Cuba Decide.

https://twitter.com/RosaMariaPaya/status/973079325653262337

Por su parte la UNPACU (Unión Patriótica de Cuba) monitoreó desde horas tempranas del domingo varios colegios electorales en diversas zonas.

Juan Salgado, residente en Manzanillo dijo: “Hay una fuerte vigilancia a los activistas de la UNPACU que apoyan la campaña Cuba Decide”.

Las Damas de Blanco, y ForoDyL (Foro por los Derechos y Libertades) pidieron a la población no asistir a lo que llamaron un voto fraude.

(Con información de Cubanet y Diario de Cuba)