El grupo pro derechos de los inmigrantes WeCount y la asociación humanitaria Florida Immigrant Coalition demanda al Condado Miami-Dade por retener a inmigrantes sin papeles en sus cárceles, con el objetivo de transferirlos a la autoridad de inmigración ICE, si la institución federal los requiere, recoge Diario Las Américas.


La abogada Alana Greer, que encabeza el equipo de letrados que presentó la demanda ante el tribunal federal del distrito sur en Miami señaló que “es ilegal, es inconstitucional, retener en la cárcel a una persona por el solo hecho de no tener documentación para luego ser remitida a otra autoridad”.

La demanda busca entonces, el fallo de un juez federal que desapruebe la orden condal en Miami-Dade, y establezca un precedente que sea aplicado a todas las municipalidades de Estados Unidos, con ello indemnice a las personas afectadas.

Una reclamante indocumentada, que de hecho es propietaria, fue detenida luego de un “incidente menor en un estacionamiento, y puesta a disposición de ICE, cuando ya había pagado una fianza».

Otro demandante no identificado, dueño de un pequeño negocio de jardinería, fue detenido “por no proveer un carné de conducir y 40 días después fue transferido a ICE, también después de pagar una fianza”.


La jurista dijo que Carlos Giménez, alcalde de Miami-Dade desde el pasado mes de enero instruyó al cuerpo policiaco condal, y las cárceles de su jurisdicción para retener a personas sin documentos, que hayan sido anteriormente detenidas por incumplir alguna ley, para ser puestos a disposición de ICE, cumpliendo de este modo con la solicitud de detención de inmigrantes emitida por la administración de Donald Trump.

Miami-Dade acató las órdenes de la Casa Blanca, a cambio de no perder ciertas subvenciones.

Más de 1.000 personas ha sido detenidas, según datos ofrecidos por WeCount y Florida Immigrant Coalition.

El Condado Miami-Dade emplea aproximadamente 13 millones de dólares anualmente para “hacer una tarea que le pertenece al Gobierno federal”.

Según Greer, “la Comisión de Miami-Dade tiene el poder jurídico para desestimar la orden”.

“El Condado de Miami-Dade se ha encargado de entregar inmigrantes a ICE, incluyendo personas que nunca antes habían cometido una infracción o delito. No importa cuán pequeña sea la ofensa: tirar basura, merodear o conducir sin licencia es todo lo que se necesita para ser deportado.
Independientemente del quebrantamiento de una norma, el Condado tiene el deber de respetar los derechos constitucionales”, explicó María Rodríguez, la directora de Florida Immigrant Coalition.

(Con información de Diario Las Américas)