Malecón de La Habana. Foto: Pixabay

Más de 74 familias asturianas han recurrido a una Compañía de Recuperaciones Patrimoniales (CRP), con oficinas en Barcelona, Madrid y Miami para recuperar los bienes que eran de sus padres o abuelos, y que régimen de Fidel Castro confiscó, a partir de 1959, informa Europa Press.


Cuando Castro llegó al poder expropió propiedades de cubanos, estadounidenses y de numerosos asturianos que residían en Cuba, entre ellas casas, fábricas, industrias, negocios, tierras, y nunca indemnizó a nadie.

Los descendientes asturianos han acudido a 1898 (CRP), una compañía que a nivel del país ibérico, representa en la actualidad los intereses de 420 familias en Cuba, lo que supone 3.304 activos patrimoniales, un total de 350 propiedades que en la Isla tenían un 17.6% de esas familias que hoy representa la empresa.

Muchos de los propietarios pudieron conservar los documentos o títulos de propiedad de los bienes que les fueron confiscados por Castro, mientras otro grupo no alcanzó a sacarlos de la Isla, en ocasiones algunos tuvieron que entregarlos al Gobierno.

Aunque ese asunto ha estado congelado por años, la reciente activación del Título III de la Ley Helms-Burton arroja esperanzas para los descendientes de quienes perdieron sus riquezas en el país caribeño.


El Título III de la Ley Libertad, permite reclamar ante cortes esdadounidenses las propiedades, lo que la Compañía de Recuperaciones Patrimoniales considera puede «presionar aún más» al régimen de la Isla y a empresas internacionales.

CRP ve como otro indicio positivo la inminente caída de Nicolás Maduro en Venezuela, un país muy ligado a Cuba.

«Si al final hay un cambio de gobierno en Venezuela, el régimen en Cuba caerá o tendrán que hacer cambios muy profundos, uno de los cuales será el de solucionar todo lo que tiene que ver con las propiedades confiscadas», apuntó.