Política

Golpe a la democracia en Bolivia, Evo Morales quiere gobernar hasta 2025

“Golpe” a la democracia así tildaron este martes los opositores bolivianos, la petición del partido del presidente Evo Morales al Tribunal Constitucional (TC) para que anule las normas que impiden al mandatario buscar la reelección en 2019 y ampliar su mandato hasta 2025, reporta EFE.


Los principales líderes opositores han usado las redes sociales para criticar y denunciar la iniciativa del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), que solicitó al TC que declare que son inaplicables o ilegales varios artículos de la Constitución y de la ley de Régimen Electoral que impiden la nueva candidatura de Morales.

Jorge Quiroga (2001-2002), expresidente, escribió en Twitter que se quiere dar un «golpe» en Bolivia con la «receta» del mandatario venezolano, Nicolás Maduro.

Esa receta consiste en que Morales «declara inconstitucional su constitución, desconoce votación de 21F-2016 y se proclama dictador», acotó.

El expresidente apuntó al referendo celebrado el 21 de febrero de 2016, en el que la mayoría de los bolivianos rechazó una reforma constitucional suscitada por el oficialismo para permitir que Morales vuelva a postularse en 2019, en busca de un cuarto mandato hasta 2025.

Y como Twitter parece ser la plataforma ideal en cuestiones políticas, el líder de Unidad Nacional (UN), el empresario opositor Samuel Doria Medina, señaló en la red social que, «desconocer la decisión del pueblo del NO a la reelección dada el 21F es un golpe a lo esencial de la democracia».


La opinión del empresario es que lo que hizo el oficialismo fue dar «una orden» al Constitucional. «Si fallan en contra, los enjuician por prevaricato», agregó.



Los parlamentarios oficialistas han esgrimido que los artículos observados contradicen la Convención Interamericana de Derechos Humanos, que amparan el ejercicio del derecho político y del poder político.

Víctor Hugo Cárdenas (1993-1997), también expresidente mencionó que la citada convención «fue redactada para proteger la democracia, no para pretextos de autócratas y dictadores».

El gobernador de la región de Santa Cruz (este), Rubén Costas, también opositor, sostuvo por su parte que el MAS «ya no es el MAS, es el Partido de Evo» y culpó a los oficialistas de estar «dispuestos a transgredir» la Constitución «para que siga así».

«Creen que sin Evo no hay MAS», añadió Costas y afirmó que aunque se permita que vuelvan a postular todas las autoridades, él mismo no buscará reelegirse en la gobernación de la región de Santa Cruz.

La alianza entre los legisladores del partido de Costas y de UN dieron una conferencia de prensa en La Paz para dejar saber su rechazo a la «maniobra indigna» del MAS en busca de una «reelección indefinida» de Morales.



Oscar Ortiz, senador argumentó que esa «maniobra» es un «golpe a la democracia y al estado de derecho» y sostuvo que cualquier intención de modificar la Constitución «significa desconocer el voto popular» expresado en el referendo de 2016.

La consulta al Constitucional es una de las cuatro opciones que el MAS considera para validar la nueva candidatura de Morales. Las otras opciones radican en buscar reformas constitucionales que deben ser sometidas a referendo popular, o en la renuncia del propio Morales a su mandato seis meses antes de terminarlo para argumentar que no lo completó y tiene derecho a otro.
La Constitución estipula solo dos mandatos consecutivos, pero Morales pudo presentarse a las elecciones de 2014 para conseguir un tercer mandato gracias a un fallo del TC que señaló que Bolivia fue refundada con la nueva Carta Magna en 2009.

Evo Morales ha dicho varias veces que puede volver a ser candidato arguyendo que en el referendo de febrero de 2016 perdió debido a una supuesta guerra sucia por las denuncias de corrupción contra su exnovia Gabriela Zapata, que cumple una condena de diez años en prisión.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *