Gobierno mexicano entrega al régimen a dos peloteros cubanos que habían desertado en el Campeonato Sub-23/Imagen tomada de redes sociales

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador entregó al régimen de La Habana, a los peloteros cubanos Alfredo Fadraga y Yosvani Ávalos, quienes se habían fugado de la selección de la Isla comunista, que participa en el Campeonato Panamericano Sub-23 de Béisbol, que se desarrolla en la ciudad Aguas Calientes, en el país azteca.


Según el periodista Francys Romero, ambos atletas fueron capturados por la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Aguascalientes (SSPE), después de que la delegación cubana realizara una solicitud de búsqueda en la Secretaría de Seguridad para localizar a los dos beisbolistas.

«Lo que es “sui generis” en este caso es que Cuba se interese por capturar a dos jugadores que decidieron abandonar una delegación. En las labores de búsqueda se utilizó la tecnología de C5 SITEC, de acuerdo al Portal Deportivo de Aguascalientes», sentenció Romero.

Al respecto, el periodista e investigador José Raúl Gallego, exiliado en México, escribió:

«Los rancheadores mexicanos capturan a los esclavos fugitivos y los entregan a sus amos de la Federación Cubana de Béisbol, quienes se encargarán de darles el correctivo una vez que los lleven de regreso al barracón. Esto es lo que estamos viendo en pleno siglo XXI y es una vergüenza, como también es una vergüenza que las autoridades mexicanas tomen parte de algo así sabiendo lo que les espera a esos muchachos en Cuba, a quienes, como mínimo, troncharán sus carreras deportivas».

Para Gallego, «el simple hecho de que alguien tenga que escapar , ya explica por sí solo la situación en la que se encuentra».


«Ninguna persona merece ser tratado como la propiedad privada de alguien, pasando por encima de sus derechos más básicos», concluyó.

Una prueba más de la complicidad del gobierno mexicano con la dictadura cubana, y un avance de lo que se le avecina a ese país, mientras López Obrador, un comunista confeso, siga estrechando lazos con La Habana.

Tras ser capturados por la policía mexicana, Fadraga y Ávalos fueron deportados a Cuba, y desde hace algunas horas se encuentran en su natal Ciego de Ávila, confirmó Romero.

«Esto es algo muy triste, porque básicamente hasta el sábado en la noche estaban pensando llegar a un destino feliz, llegar a EEUU, o a República Dominicana, pero no pudieron porque las autoridades mexicanas lanzaron este decreto de búsqueda y captura…», puntualizó.

«Sería excelente para el pueblo de México que la Secretaría y la Policía de ese país actuara con la misma inmediatez y eficiencia para capturar a tantos asesinos, narcotraficantes, secuestradores, etc, que pululan en ese hermano país. De seguro el pueblo se lo agradecería», comentó el internauta Jorge San Pedro.