El gobierno de Cuba publicó un comunicado oficial en el que asegura que la niña Paloma murió por una vacuna contaminada con un Estafilococo.


«Como se había informado a nuestra población entre el 7 y el 8 de octubre se diagnosticaron tres niños de un año de edad con un evento adverso asociado a la vacunación con PRS, la que protege contra la Parotiditis, Rubéola y Sarampión, aplicándose según esquema oficial, a los niños de uno y seis años de edad.» inició la nota publicada por el portal Cubadebate.

«El cuadro clínico presentado por las tres niñas afectadas con el evento adverso, se corresponde con un Síndrome de Shock Tóxico, provocado por una bacteria (Estafilococo aureus), aislada en las investigaciones realizadas» dijo la nota citando la investigación de las autoridades cubanas.

«Se demostró que la causa de los eventos que presentaron las tres niñas fueron por violaciones de las normas establecidas en la vacunación, provocados por negligencias durante el proceso de conservación, preparación, manipulación y exposición del bulbo utilizado.» dijo la nota reconociendo una negligencia médica lo que provocó la muerte de Paloma y la enfermedad de otros tres niños.

El gobierno aseguró que a la enfermera involucrada directamente en la muerte de la niña, se le aplicó la medida de separación definitiva del Sistema Nacional de Salud, la inhabilitación del ejercicio de la profesión y se encuentra en proceso de instrucción penal.


A los directivos involucrados solo se le aplicaron medidas administrativas.