El régimen cubano le advirtió a la prensa independiente en Cuba que no le va a permitir reportar desde la zona del desastre por el huracán Matthew en Guantánamo.

El gobierno calificó los intentos de periodistas independientes de reportar el severo impacto del huracán como actos de contrarrevolución.