El régimen cubano ha comenzado una campaña mediática en contra de la estudiante Karla María Pérez González, expulsada de la Universidad Marta Abreu en las pasadas semanas por pertenecer al movimiento opositor Somos+.

Según detalla El Nuevo Herald, Pérez González está siendo ofendida con términos como «mercenaria, caballo de Troya, proselitista de un grupo opositor, contrarrevolucionaria y deteriorada política e ideológicamente».

La joven dice ser «víctima de un ataque sistemático» de periodistas de medios oficiales, blogueros y autoridades universitarias.

Uno de los periodistas que ha intentado desacreditar a la exestudiante, es Arnaldo Mirabal, del semanario matancero Girón, que habla de un plan preconcebido por la joven para ser expulsada de la Universidad y recibir una beca para estudiar fuera de la Isla.


Pérez González no ha recibido ninguna beca, pero sí existe una campaña en la plataforma GoPetition que está intentando recoger firmas para que la Universidad Internacional de Florida costee sus estudios.

El blog Post Cuba, incluso se refiere a la madre de la joven, Lizet González, y la responsabiliza de permitir que su hija se pusiera en contacto y dejara que Eliécer Ávila, líder de Somos+, la influenciara de forma «negativa».

Para Karla Pérez, aclara El Nuevo Herald, quien está detrás de estos ataques es la Seguridad del Estado.

«Es una mentira tras otra o medias verdades. Todo esto hecho desde el poder y sin posibilidad ninguna de defensa», denuncia la joven.

Asimismo, relata cómo recién llegada a la Universidad un agente de la Seguridad del Estado, Yandris Riverón, intentó captarla para trabajar con ellos y para que espiara y delatara a los miembros de Somos+.

«Me dijo que yo era brillante y me cuestionó sobre lo que creía del sistema electoral cubano. Después de eso intentó buscarme nuevamente pero yo lo evitaba hasta que me dijo claramente que, o colaboraba con ellos, o sería tratada como una criminal y las autoridades de la Universidad sabrían de mi existencia», detalla.

Además, Pérez González denuncia que otras personas cercanas están siendo molestadas por su culpa.

«Algunos amigos me han dicho que incluso los han llamado a la rectoría por compartir una foto mía en su perfil de Facebook», lamenta.

La expulsión de Karla Pérez González, efectuada de hecho el 12 de abril y oficializada el 24, genera singulares reacciones en medios de prensa y redes sociales.

Varios estudiantes han sido expulsados de carreras universitarias en los últimos años por pertenecer a grupos opositores. El argumento que utiliza el régimen al respecto es que «la Universidad es para los revolucionarios».