Esta semana concluirán las labores de reparación en la conductora Cuenca Sur, tras la rotura que sufrió una de sus principales vías de distribución, informó el ingeniero Javier Toledo Tápanes, delegado del Instituto de Recursos Hidráulicos en La Habana.


Solo entonces podrá retornarse al régimen establecido (en ciclos y horarios), precisó el funcionario, citado por el periódico oficial Tribuna.

El tercero de los cuatro tramos de un kilómetro de tuberías de Polietileno de Alta Densidad (PAD) de 900 milímetros (mm) de diámetro quedó instalado en la conductora Cuenca Sur.

Tras siete jornadas de trabajo ininterrumpido durante el día y la noche, primero quedaron conectados al tubo original los dos nuevos primeros tramos de PAD. Ello dio paso a las pruebas de carga cuyo resultado permitió un aumento paulatino de las presiones, hasta llegar a los 1.500 litros/segundo.

Según el sitio estatal Cubadebate, está a punto de entrar en funcionamiento el penúltimo segmento de PAD previsto a instalar y se trabaja las 24 horas en la soldadura y empalme de las piezas de 12 metros que conformarán el cuarto y último cauce artificial. Con esto, una vez en activo, quedará compensado el caudal total del tramo de 78 pulgadas dañado.


Las labores han sido encargadas a las estatales Aguas de La Habana, la Empresa de Mantenimiento y Rehabilitación de Obras Hidráulicas de Occidente (Emroho), y a los contingentes Blas Roca y Raúl Roa. Sus trabajadores están organizados en dos turnos de 12 horas cada uno.

La conductora de Cuenca Sur clasifica como el principal aportador al sistema central, del cual depende el abastecimiento de agua de los habitantes de los cinco municipios del centro (Plaza, Cerro, Habana Vieja, Centro Habana y 10 de octubre) y parte de Boyeros.