El gobierno de Cuba acuso en los tribunales cubanos a más de 220 cuentapropistas por evasión fiscal y podrían ser condenados a hasta 5 años de cárcel.

La Oficina Nacional de la Administración Tributaria (ONAT) y la Policía Nacional han trabajado juntos para llevar las acusaciones a los tribunales según el periódico cubano Trabajadores.

«Entre los principales problemas que incurren los acusados se encuentran registrar ingresos mensuales por debajo de lo real y la subdeclaración total al finalizar el cada año fiscal, además de no acudir al registro de contribuyente o no actualizar los cambios de dirección» denuncio la prensa oficial en Cuba.

Muchos cuentapropistas se quejan de los altos impuestos que tienen que pagar al gobierno dejándolos en muchos casos casi sin ganancias.