Rolando Damas Domínguez y Rodrigo G. Santos Velázquez fueron sancionados junto a otros cinco jóvenes holguineros a diez y 11 años de cárcel por “delitos contra la Seguridad Marítima Naval de Cuba en 2006”.

Los dos ex prisioneros políticos salieron de la Isla, gracias a un acuerdo entre las autoridades cubanas y la Iglesia Católica en 2010, y el régimen de La Habana les impidió entrar al país recientemente.

En 2005, Domínguez y Santos habían intentado salir de manera ilegal en una embarcación desde Gibara, Holguín, con la intención de llegar a Estados Unidos, sin embargo autoridades migratorias norteamericanas los interceptaron y los devolvieron a la Mayor de las Antillas, reportó Martí Noticias.

Cuando la Iglesia llegó al acuerdo con Cuba para que los jóvenes salieran del país, grupos de derechos humanos dijeron entonces que el convenio era una forma de destierro.


Recientemente ambos ex prisioneros intentaron ingresar a la Isla, y las autoridades migratorias les informaron que tenían “restricciones” para entrar.

Rolando Damas Domínguez tiene un hijo de 18 años en Cuba, y a su madre, su caso se dio este mes de abril, cuando le impidieron entrar a territorio cubano.

“Salí para atrás (del aeropuerto de Holguín hacia Kentucky) en el mismo vuelo (…) me dieron una planilla que dice que todavía no tengo autorización para entrar al país, lo que no entiendo es por qué”, dijo el cubano.

“Es una estupidez. Si yo cumplí mi sanción, no debo nada a ellos, nunca he tenido problemas ni allá ni aquí (…) ¿Les voy a hacer daño por visitar a mi familia? ¿Qué daños le voy a hacer yo a ellos? Ninguno”, se quejó.

El medio de Miami reporta que los siete sancionados por esa causa, fueron enviados a España, en virtud del acuerdo que también involucraba al Gobierno español, dos de los ex presos continúan en ese país, los otros cinco residen en EEUU.

El pasado 8 de marzo, Cuba impidió la entrada a Santos Velázquez, quien relata le dijeron:

“Ni te bajes de la escalera”, en referencia a que ni siquiera pudo descender del avión.

Según explicó quería ver por última vez a su abuela de 89 años que está enferma.

“Tengo la orden de negación de entrada del país (…) La adquirí por medio del capitán del avión. La hoja dice que no soy admisible al país”, aseguró.

(Con información de Diario de Cuba)