Cuba anuncia que explicará todas las garantías legales para proteger los negocios de empresas extranjeras en el país, luego de que EEUU activara el Título III de la Ley Helms-Burton, que permite demandar a corporaciones que operan con propiedades confiscadas luego de 1959, informa Diario de Cuba.


Durante un encuentro con representantes de compañías extranjeras y del cuerpo diplomático en La Habana junto a un grupo de funcionarios estatales, Rodrigo Malmierca, Titular cubano de Comercio Exterior e Inversión Extranjera (MINCEX) aseguró esta premisa.

Según Malmierca, el Gobierno cubano corroboró «su decidida oposición y asegura que aplicará todas las garantías legales para proteger los negocios que existen en el país».

El ministro detalló que la Helms-Burton buscaba alejar a Cuba de los inversores, sin embargo, aseguró la ha acercado más a ellos «para defender nuestros intereses comunes».

Asimismo sostuvo que la Ley Libertad es «inaplicable» y que en la actualidad la Isla comunista trabaja en la eliminación de «trabas» y por el «incentivo» a la inversión extranjera, la cual es «fundamental» para el desarrollo de Cuba.


Por su parte, Deborah Rivas, directora general de Inversión Extranjera del MINCEX, y Carlos Fernández de Cossío, director general para Estados Unidos de la cancillería cubana, hablaron sobre los pormenores con los que el Gobierno de la Isla avala la seguridad de las inversiones foráneas.

De acuerdo al régimen, la Ley de Inversión Extranjera 118 y la Ley de reafirmación de la Dignidad y Soberanía cubanas, de 1996, que también aparecen en la nueva Constitución recién aprobada, amparan las confiscaciones que realizó Fidel Castro en los primeros años de la revolución.

Desde 1996 varios países aprobaron «leyes antídoto» para proteger a sus nacionales, como es el caso del estatuto de la Unión Europea contra el embargo de EEUU a la Isla, la Ley Contra Medidas Extraterritoriales Extranjeras de Canadá y la Ley de Protección al Comercio y la Inversión de Normas Extranjeras que Contravengan el Derecho Internacional, aprobada por México en la década de los 90, recordó la directora general de Inversión Extranjera.

Hasta el momento solo se han presentado tres demandas tras la activación del Título III de la Helms-Burton, el pasado 2 de mayo, dio a conocer Fernández de Cossío.

Un representante de Meliá Internacional aseguró que su empresa hace negocios «libre y voluntariamente» con el Gobierno cubano, asimismo habló de la necesidad de «mantenerse informados con fuentes fidedignas» y en contacto con los ministerios y embajadas correspondientes ante la avalancha de lo que catalogó como noticias falsas que buscan alarmar a los inversionistas.

Iberostar lleva 25 años operando en Cuba, según el directivo hotelero español, Matteo Cardentei, quien afirmó que la cadena sigue su apuesta, ahora en la ciudad de Trinidad, donde construye un hotel de 500 habitaciones.