El gobierno cubano asegura que es la población la responsable del estado de contaminación que sufre la Bahía de La Habana.


La directora de gestión ambiental del Grupo de Trabajo Estatal-Bahía de La Habana, Mercedes Gzegozewski González, dijo al periódico Granma que son las personas las que arrojan en los afluentes cercanos los residuos que los servicios estatales son incapaces de gestionar.

En su declaración al medio, Gzegozewski González explicó que los residuales domésticos en la capital están conectados a los ríos y alcantarillado, y que además hay conexiones ilegales a los drenajes pluviales.

Entre los datos aportados dijo que el río Luyanó (entre Diez de Octubre y San Miguel del Padrón) lleva a la bahía un 20% de contaminación.

“Hace dos años que aquí no había contenedores donde arrojar la basura, por ello, los habitantes de esta área lo hacían en el mismo río. Una vez esto se solucionó, la mejora se notó. Ahora volvimos a lo mismo, hace semanas que la basura no se recoge y ya comienza a llegar al Luyanó”, comentó a Granma Paula Hernández, residente de la zona.



La mayor parte de la contaminación que llega a la Bahía de La Habana proviene de las áreas residenciales.Foto: Ricardo López Hevia/ Granma

«En estos momentos, la población es la mayor fuente de generación de residuales sólidos que llegan a la Bahía de La Habana», dijo Gzegozewski González a la vez que reconoce que parte de la contaminación también está dada por los procesos industriales de fábricas como la refinería Ñico López.

“La refinería aporta la mayor cantidad de hidrocarburos a la bahía no solo por la dimensión de la empresa misma, sino además por lo riguroso y amplio de sus procesos”, aseguró la directora.

Otras entidades que aportan residuales son las pertenecientes a la Industria Alimentaria, con el 1,6 % de la carga contaminante que llega a aguas de la Bahía de La Habana.