El gobierno cubano aseguró que no fue la vacuna PRS la causante de la muerte de la bebé Paloma Domínguez Caballero.


Así publicaron en un extenso artículo en el diario oficialistas CubaDebate tras una investigación a 7 días de la muerte de la bebé.

“La vacuna no es el problema. Es una vacuna triple viral que protege contra tres enfermedades que son graves, y que por el uso de este producto hoy están eliminadas de nuestro país”, afirmó a Cubadebate el director general del Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos.

“Hace más de cinco años se le compra a la productora Serum Institute, de la India. Está certificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y avalada por nuestro Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED)”, añadió.

“Las autoridades nacionales tenemos la responsabilidad de comprobar que la llegada del producto al país es correcta, que mantiene sus condiciones y está apto para su uso. Y eso es lo que hace el CECMED antes de determinar la liberación del lote”, dijo el Doctor en Ciencias Rafael Pérez Cristiá, director general de la institución cubana.


“La comisión aún investiga con profundidad. En estos momentos realiza exámenes de mucho rigor para llegar a una conclusión certera”, dijo por su parte el doctor Álvarez Fumero.

La madre de Paloma recibió días atrás una llamada del director nacional del Programa de Atención Materno Infantil (PAMI), quien además de darle el pésame le dijo que la causa de la muerte de la niña no fue la vacuna PRS «sino algo que sucedió en el policlínico Betancourth Neninger».

Hasta el momento esta es la explicación que el gobierno ha encontrado mientras continúan con la investigación, y se justifican diciendo que dicha vacuna también ha sido puesta a otros miles de niños con diferente resultado sin presentar complicaciones.