Activistas por los derechos de los animales en Cuba/Imagen tomada de redes sociales, Beatriz Batista

El próximo 12 de abril se llevará a cabo en La Habana una marcha en defensa de los animales, luego de que las autoridades cubanas dieran luz verde a la «manifestación», dieron a conocer las activistas independientes, Beatriz Batista y Odalis Jaramillo, después que fueran informadas por Nora García, la presidenta de la organización oficialista de protección a los animales, ANIPLANT, reporta Martí Noticias.


«No va a ser por toda la avenida 23. Aún no deciden si va a ser por la avenida 21 o la 25. La hora va a ser a las 9 de la mañana», informó Batista, a través de un vídeo divulgado en sus redes sociales.

🔴🔴🔴🔴I M P O R T A N T E🔴🔴🔴🔴👫👬👭👫👬👭👫👬👭👫👬👭👫👬👭ARRIBA COMUNIDAD ANIMALISTA POR UNA:#LeydeProteccionAnimalenCubaYa

Posted by Beatriz Batista on Monday, March 9, 2020

Según la activista todavía no le confirmaban el lugar de la partida, pero sí es seguro que habrá caminata ese día.

«El autorizo está dado para ANIPLANT, es decir ANIPLANT es quien convoca a esta marcha…contra el maltrato animal en Cuba y exigiendo una ley de protección animal ya», añadió.


Los activistas han exigido al Gobierno cubano en múltiples ocasiones, una ley contra el abuso animal, en diciembre pasado las autoridades les informaron que una legislación para el bienestar de los mismos, está en un proceso de revisión para su posible aprobación.

Sin embargo, un reporte de TV Martí de enero, daba a conocer que la ley de protección animal que prepara el régimen, estaba muy por debajo de las verdaderas exigencias de los activistas.

Para el director del medio independiente La Hora de Cuba, Henry Constantín, «la ley que prepara el Gobierno es solo la corteza de lo que necesita el asunto» en la Isla.

El periodista dijo que faltarían políticas educativas reales de los deberes con los animales…y faltarian tambien instrucciones para la gente encargada de cumplir la ley una vez que se aplique».

«Hay una gran dosis de insensibilidad» con los animales «en gran parte de la sociedad cubana», añadió Constantín.

Con el autorizo de esta marcha animalista, el Gobierno de Cuba se apropia de una iniciativa espontánea y popular, para acallar la opinión pública, y dilatar el proceso de toma de medidas efectivas.