Miguel Díaz-Canel llamó «payasos» a los presidentes de Chile y Colombia por apoyar a Juan Guaidó, presidente legítimo de Venezuela (Imagen tomada de El Tiempo)

El Gobierno chileno manifestó el lunes que las declaraciones del designado gobernante cubano Miguel Díaz-Canel en las que llamó «payasos» a los mandatarios de Chile y Colombia, Sebastián Piñera e Iván Duque, respectivamente, muestran «insolencia, descalificación y falta de respeto», informa CubaNet.


Chile calificó al líder comunista cubano como lo que es un «dictador»; la ministra secretaria general de Gobierno, Cecilia Pérez aseguró a la presa, que las palabras del sustituto de Raúl Castro «reflejan la insolencia, descalificación y la falta de respeto hacia presidentes democráticos del dictador Díaz-Canel, que apoyando a otro dictador, como Nicolás Maduro, sale a ofender».

Tanto Díaz-Canel como Maduro tienen el común que «reprimen a su pueblo, violan los Derechos Humanos y no permiten la libertad de expresión ni de información», añadió la alta funcionaria.

La secretaria general del Gobierno de Chile expuso que entiende sus palabras como «parte de la insolencia propia de un dictador».

Díaz-Canel llamó «payasos» a Piñera y a Duque por haber participado en el intento de envío de ayuda humanitaria al pueblo venezolano desde Cúcuta, ciudad colombiana fronteriza con Venezuela.


Pérez ratificó que el apoyo que ha dado Sebastián Piñera, mandatario chileno a Juan Guaidó, legítimo presidente encargado de Venezuela «ha sido el correcto» y es «consecuente» con la voz de Chile en los diferentes escenarios internacionales para con la defensa de la democracia en cualquier parte del mundo donde se vulneren, como es el caso de Venezuela, Cuba y Nicaragua, países bajo dictaduras.

«La fuerza de la unión de los líderes democráticos es la que produce los cambios en países en los que las dictaduras flagelan las libertades de sus compatriotas», añadió.

Con respecto a la declaración de la ex presidenta chilena, Michelle Bachelet, quien ahora funge como alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Pérez aseveró «creemos que en esto ya no se aceptan ambigüedades, ni de la izquierda chilena ni de la izquierda mundial. Somos democráticos o apoyamos a dictadores».

Bachelet se limitó a condenar el excesivo uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad venezolanas y grupos progubernamentales en las fronteras de Venezuela.

La represión del régimen de Maduro contra civiles indefensos ha dejado hasta el momento 4 fallecidos y unos 300 heridos. Por otra parte, más de 120 miembros de las Fuerzas Armadas venezolanas han desertado, dio a conocer Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta colombiana.