El gobernador de Florida, Ron DeSantis, firmó un proyecto de ley para prohibir las llamadas ciudades santuario a lo largo de todo el estado.


Firmó el proyecto de ley en una ceremonia en el condado de Okaloosa, en horas de la mañana del viernes.

La propuesta fue uno de los temas más polémicos del año y una prioridad principal para DeSantis.

Según el proyecto de ley, los gobiernos locales de todo el estado tendrían que «hacer sus mejores esfuerzos para apoyar la correcta aplicación de las leyes federales de inmigración».

Un patrocinador del proyecto, el senador Joe Gruters, asegura que los aproximadamente 200,000 inmigrantes indocumentados que residen en el estado no tienen nada de qué preocuparse si no infringen la ley.


Sin embargo, los demócratas criticaron el proyecto de ley, argumentando que los delitos menores como el jaywalking o la conducción sin licencia podrían llevar a la deportación.

En twitter DeSantis escribió: «A principios de este año, hice la promesa de que prohibiríamos las ciudades santuarios en Florida y hoy cumplimos esa promesa. Estoy orgulloso de firmar el proyecto de ley que me presentó la Legislatura de Florida para defender el estado de derecho y garantizar que nuestras comunidades estén seguras».

La aplicación de esta ley podría afectar a los cubanos que viven sin documentación legal en el estado mientras esperan al año y un día para aplicar a la residencia bajo la Ley de Ajuste Cubano.