El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, quiere que se cancele «inmediatamente» el polémico contrato con Whitefish Energy, una pequeña empresa de servicios públicos con sede en Montana, que se encargaría de restablecer la energía eléctrica en la isla tras el paso de María, asegura CNN Money.

La empresa, que habría podido firmar un contrato por 300 millones de dólares, tiene solo dos años de creada y tiene su sede en la ciudad natal del Secretario del Interior de los EEUU, Ryan Zinke, lo que ha provocado preguntas, aunque este ha dicho que no tiene nada que ver con el contrato.

Raj Shah, un vocero de la Casa Blanca, dijo a CNN que la decisión de otorgar el contrato a Whitefish fue hecha exclusivamente por la Autoridad de Energía Eléctrica.

«La Casa Blanca no tiene conocimiento de ninguna participación federal en la selección», aseguró.


Por su parte, Rosselló dijo que las preguntas planteadas en torno al contrato están «interfiriendo con todo» y que las distracciones no están ayudando a la reconstrucción de Puerto Rico.

Asimismo, agregó que le había pedido a la Oficina del Contralor una investigación detallada y completa sobre el proceso de contratación que la AEE de Puerto Rico utilizó para seleccionar Whitefish.

El inspector general del Departamento de Seguridad Nacional aceptó revisar el acuerdo y planea investigar si el proceso apropiado fue cumplido cuando se adjudicó el contrato.