El gobernador de la Florida, Ron DeSantis dijo el martes que no tiene planes de «cerrar» nuevamente por temor al coronavirus a pesar del aumento de casos en el estado.


El martes se reportaron 2,703 casos nuevos, lo que marca la tercera vez en los últimos cuatro días que el estado registra más de 2,000 casos nuevos.

DeSantis dijo que gran parte del aumento de dos semanas en infecciones confirmadas puede atribuirse a puntos críticos como campos de trabajo agrícola o negocios particulares donde algunos casos positivos conducen a pruebas generalizadas que descubren altos porcentajes de casos asintomáticos o apenas sintomáticos.

«No estamos cerrando, vamos a seguir adelante y vamos a seguir protegiendo a los más vulnerables», dijo DeSantis en una conferencia de prensa en Tallahassee.

En la nueva ola de casos cerca de la mitad de los contagiados son menores de 37 años quienes tienen menos probabilidades de terminar hospitalizados a causa de la enfermedad.