Crucero Coral Princess. Foto: Captura de pantalla Youtube

El viernes, durante una conferencia de prensa, el gobernador de la Florida Ron DeSantis expresó su deseo de que la industria de los cruceros pueda retomar sus operaciones, y amenazó con demandar al gobierno federal por la prohibición impuesta.

DeSantis amenazó con iniciar una demanda contra el gobierno federal a menos que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) levanten la orden de no navegar por el coronavirus este verano.


«La industria de cruceros es esencial para la economía de nuestro estado y mantenerla cerrada hasta noviembre sería devastador para los hombres y mujeres que dependen de las líneas de cruceros para mantenerse a sí mismos y a sus familias», dijo el gobernador durante una mesa redonda el viernes. «Insto a los CDC a rescindir de inmediato esta orden de no navegar sin fundamento para permitir que los floridanos de esta industria vuelvan a trabajar».

El 14 de marzo hizo un año desde que los cruceros anunciaran que no viajarían más como resultado de la peligrosa pandemia.

El CDC ha ordenado que todas las líneas de cruceros permanezcan atracadas hasta noviembre de 2021, pero De Santis rechazó este mandato y lo calificó de «infundado».

La procuradora general del estado, Ashley Moody, condenó la orden de los CDC que afecta en gran medida al estado del Sol, calificándola de «extralimitación federal».


“El gobierno federal está actuando fuera de su autoridad al señalar y atracar la industria de los cruceros, mientras que otras empresas basadas en el turismo continúan operando de acuerdo con las pautas de salud”, dijo.

La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA) por su parte a tomado las redes sociales para comenzar una iniciativa para instar a los estadounidenses a apelar a sus congresistas.

“Los cruceros se han reanudado con protocolos de salud efectivos en más de 10 mercados en todo el mundo. También podemos hacerlo en Estados Unidos ”, dijo el grupo en Twitter. «Dígale al Congreso que inste a los CDC a permitir la reanudación responsable de la navegación en los Estados Unidos».