Manifestantes protestan en el downtown de Miami- Foto de archivo

El gobernador Ron DeSantis celebró una conferencia de prensa ayer lunes por la mañana en Winter Haven, donde firmó el llamado proyecto de ley antidisturbios.

HB 1, la «Ley de protección contra la violencia, el desorden y el saqueo y la aplicación de la ley», redefine el significado de protestas y disturbios.


«Es la legislación más fuerte en contra de los disturbios y a favor de la aplicación de la ley en el país, y no hay nada ni siquiera parecido», dijo DeSantis a los periodistas.

El proyecto de ley fue creado en respuesta a las violentas manifestaciones a nivel nacional el año pasado después de la muerte de George Floyd.

El gobernador dijo que la nueva ley hace varias cosas, incluida la provisión de penas más severas para los arrestados durante los disturbios y responsabilizar a los gobiernos locales si ordenan a la policía que se retire durante las protestas que se vuelven caóticas.

Según el gobernador, esto permitirá a las personas demandar a los gobiernos locales por lesiones o daños a la propiedad sufridos durante este tipo de incidentes.


“Permite que el estado impida que las ciudades recorten fondos a la policía y pone al gobierno local en peligro si le piden a la policía que se retire”, dijo el gobernador.

Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley que hablaron en la conferencia de prensa del lunes dijeron que apoyaban plenamente las protestas pacíficas, pero dijeron que esta legislación era importante para prevenir incidentes violentos.

La legislación crea nuevos delitos y aumenta las penas para quienes atacan a las fuerzas del orden y participan en reuniones violentas o desordenadas.