DeSantis y Gasolina

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró el martes el estado de emergencia por el ciberataque que tuvo como objetivo el oleoducto Colonial.

El oleoducto Colonial, que entrega alrededor del 45 por ciento del combustible consumido en la costa este, detuvo sus operaciones la semana pasada después de revelar que un ataque de ransomware había afectado algunos de sus sistemas.


La noticia del ciberataque hizo que algunos corrieran a la estación de servicio para llenar, y eso incluye a los floridanos, según DeSantis.

En una conferencia de prensa más temprano el martes, el gobernador dijo que Florida estaba monitoreando el ciberataque y el impacto que está teniendo en las comunidades en la parte norte del estado. También pidió más acciones por parte del gobierno federal.

DeSantis agregó que temía que la escasez de gasolina pudiera causar problemas a la economía de Florida y afectar la «comodidad de vida» de los floridanos.

La orden del gobernador dice que la interrupción de las operaciones del Oleoducto Colonial representa una «amenaza inmediata» para la entrega de combustible al Estado del Sol.


Para ayudar a combatir eso, dijo que Florida está relajando las restricciones para poder llevar más camiones de combustible a partes del estado que necesitan más combustible.

«No queremos que estas largas líneas de gas persistan en la parte norte de nuestro estado», dijo DeSantis.

Según la orden de emergencia del gobernador, el estado eliminaría las restricciones de peso y tamaño de los camiones de combustible para permitir que llegue más gasolina a la región. La orden también declara ilegal la especulación de precios. El estado de emergencia tendrá una vigencia de 30 días.

No todo el mundo cree que Florida sufrirá una gran escasez de gas. Según AAA, Florida no depende en gran medida del gasoducto Colonial Pipeline y, más bien, la mayor parte de su combustible proviene de las refinerías de la Costa del Golfo.