Un grupo de personas de más de 70 países, que han tenido la fortuna de ser ganadores de la Lotería de Visas de los EEUU, están demandando a la administración del presidente Trump por la reciente orden ejecutiva que suspende la inmigración legal por todo lo que queda de año.


“Los demandantes en el caso siguieron las reglas e hicieron todo lo que se suponía que debían hacer. Habían planeado construir una nueva vida en los Estados Unidos de América ”, dijo el abogado Curtis Lee Morrison, con sede en Los Ángeles, a El Nuevo Herald.

La demanda federal se presentó en el Distrito de Columbia y afirma que la administración Trump ha atacado repetidamente el programa de Visas de Diversidad, creado por el Congreso en 1990 con el propósito de facilitar la inmigración de países que están subrepresentados en la demografía de los EE. UU.

La demanda está presentada en nombre de aproximadamente 200 familias que soñaban con su nueva vida en los Estados Unidos, y que ahora están temerosos de que su tiempo para obtener visado expire y terminen perdiendo la oportunidad que les otorgaba el haber ganado la lotería.

Estas personas deberán completar su proceso de solicitud de visa de inmigrante antes de finales de septiembre, y el Departamento de Estado ha dejado claro que no hará excepciones para quienes no cumplan esta fecha.


Sin embargo, la orden ejecutiva del presidente impide que los ganadores completen el proceso.

Trump ha dicho que la orden busca proteger el mercado laboral de Estados Unidos en un momento en que la pandemia de coronavirus ha desencadenado el desempleo y se teme una recesión económica. Pero los abogados y casi 500 demandantes, incluidos los ganadores de la visa y sus familiares, no están de acuerdo.

La orden ejecutiva también afecta los reclamos familiares de los residentes permanentes en los Estados Unidos.