Una clínica de rehabilitación creo un fraude millonario para estafar al Medicare utilizando a personas sobrias para que fingieran como alcohólicos y drogadictos según reportó El Nuevo Herald.


Tovah Lynn Jasperson, de 48 años, aceptó un cargo relacionado con fraude al sistema de salud, por el que podría ser condenado a hasta 10 años de cárcel, mientras su cómplice Alan Martin Bostom, de 75 años, se declaró culpable de declaración falsa relacionada con la prestación de servicios de salud, por lo que se enfrentaría a hasta 5 años de cárcel.

El fraude se organizó en las dos sedes la clinica Angel’s Recovery ubicada en el condado de Palm Beach (una en Wellington y otra en Delray Beach).

Los acusados reclutaban pacientes sobrios a cambio de sobornos para que se hicieran pasar como adictos y pudieran recibir el tratamiento en las sedes de Angel’s Recovery, según el documento judicial del caso.

Un médico que trabajaba para la clínica firmaba las prescripciones fraudulentas, las cuales eran cobradas al gobierno federal.


La audiencia de lectura de la sentencia está programada para el próximo 11 de mayo.