El ejecutivo principal de la empresa australiana, Melbana Energy, Peter Stickland, expresó el adjetivo de «extraordinario», a los posibles 612 millones de barriles de petróleo perspectivo en su área del Bloque 9, una de las 59 áreas de la que forman parte el territorio y las aguas territoriales de Cuba para la prospección petrolera.

«Estas pistas ofrecen un potencial de miles de millones de barriles de petróleo en el sitio, aunque los recursos posibles por el momento únicamente suponen el factor de recuperación histórico cubano de 5 por ciento», manifestó Stickland. «La aplicación de técnicas modernas y mejoradas de recuperación puede incrementar el factor de recuperación y tiene por tanto el potencial para incrementar sustancialmente el petróleo recuperable posible», añadió.

El ejecutivo hace referencias a técnicas como el fracking, que han situado a Estados Unidos como número uno, de la producción mundial de crudo.

La importación de la tecnología que hace falta de EE.UU, podría enfrentarse a escollos, en función de que aún el embargo de Washington a la isla no se ha levantado, y en países sancionados, solo están autorizados dispositivos con un máximo de un 10 por ciento de componentes norteamericanos.