El miércoles la Cámara de Representantes de Florida aprobó un proyecto de ley republicano de alto perfil que exige a las agencias locales de aplicación de la ley que cooperen con las autoridades federales de inmigración y prohíbe las políticas de «ciudad santuario» que protegen a los inmigrantes arrestados, informa NBC 6.


Tras 24 horas de arduo debate, la Cámara liderada por el Partido Republicano votó 69-47 a favor de la medida, enviando la propuesta al Senado, donde está pendiente un proyecto de ley similar.

Florida actualmente no tiene «ciudades santuario» formales como las de otros estados. Sin embargo, el proyecto de ley patrocinado por el Representante del Partido Republicano, Cord Byrd, de Jacksonville Beach, prohibiría esas políticas y exigiría a las autoridades locales que respeten las solicitudes de detención de Estados Unidos de Inmigración y Control de Aduanas que pueden conducir a la deportación de una persona.

Abogada Claudia Canizares explica proyecto de ley

Quienes están a favor del proyecto de ley, lo consideran una medida de orden público que tiene como objetivo generar respeto por las leyes de inmigración de EEUU.

«Le damos la bienvenida. Pero le pedimos una cosa simple: le pedimos que siga nuestras leyes y nuestras reglas», expresó Byrd.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), ha advertido a los inmigrantes que no viajen a Florida debido a los riesgos de detención.

Por su parte, los demócratas fracasaron en los intentos de debilitar el proyecto de ley o crear excepciones, acusando a los patrocinadores del Partido Republicano de perseguir a los inmigrantes por obtener ganancias políticas.

Muchos demócratas, como el representante Dotie Joseph de North Miami, citaron pasajes de la Biblia sobre cómo tratar a los extranjeros y darles la bienvenida a los inmigrantes.

«Se nos enseña a amar al extranjero en nuestra tierra. Se supone que no debemos maltratar o oprimir al extranjero entre nosotros», comentó Joseph, quien es haitiano-estadounidense.

Mientras los republicanos rechazan las críticas de que el proyecto de ley es antiinmigrante y xenófobo.

«Este proyecto de ley no se trata de eliminar a los ilegales del estado de Florida. Se trata de proteger a los ciudadanos en el estado de Florida», dijo el representante Michael Caruso, un republicano de Boca Raton.

Además de exigir la cooperación con las autoridades federales, el proyecto de ley permitiría a los funcionarios locales suspender o eliminar las políticas de la ciudad santuario, e incluso aplicar multas de hasta $ 5.000 por día por violaciones.

El proyecto deberá ser aprobado ahora por el Senado, también de mayoría republicana; si bien el pasado año una legislación similar fue aprobada por la Cámara, y la versión del Senado no obtuvo un voto mínimo. Este año, la medida parece tener suficiente impulso para el paso final en ambas cámaras.