El potente huracán Florence, aun siendo categoría 1, tocó tierra este viernes en Carolina del Norte (costa sureste de EEUU), y aunque se debilita, avanza despacio dejando a su paso “catastróficas inundaciones de agua dulce”, y al menos dos fallecidos, tras caída de un árbol sobre una casa.

A las 11.00 hora local (15.00 GMT), el Centro Nacional de Huracanes (NHC) indicó en su boletín que el meteoro se había debilitado, pero sus vientos máximos sostenidos de 150 kilómetros por hora y rachas superiores, causan severos daños.

El huracán se dirige rumbo oeste a 9 kilómetros por hora, lo que le llevará paulatinamente hacia el interior de Carolina del Norte y posteriormente al vecino estado de Carolina del Sur, reporta Diario Las Américas.

Florence tocó tierra acompañado de intensas lluvias, inundaciones y marejada ciclónica y los niveles de agua siguen subiendo en sectores costeros de Carolina del Norte.


Roy Cooper, gobernador de Carolina del Norte dijo que “la tormenta está causando estragos en nuestro estado”, cuando mencionó que medio millón de personas están sin electricidad y un río tenía oleaje de hasta tres metros.

“Nos enfrentamos a múltiples amenazas. Estamos profundamente preocupados por comunidades enteras que podrían ser barridas”, añadió.

https://twitter.com/alertarojanot/status/1040422400981127173

El ojo del huracán Florence “ha estado bamboleándose (en su avance) hacia el suroeste, cerca de la costa sureste de Carolina del Norte”, indica datos de un radar Doppler de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de EEUU.

Expertos del clima alertaron en el boletín que las intensas precipitaciones “producirán catastróficas inundaciones repentinas y desbordamiento del agua de los ríos”.

Con el transcurso de las horas, las “catastróficas” inundaciones podrían recrudecerse, y se pronostica que la situación podría agravarse hacia el mediodía (16.00 GMT) de hoy, cuando la marea alcance la pleamar y se sume a los hasta 3.3 metros de altura de la marea ciclónica que Florence genera en la costa sureste del país.

(Con información de Diario Las Américas y El Universal)