Los abogados de Emilio Macías y Eduardo Rivero, quienes murieron junto a José Fernández en el trágico accidente ocurrido el pasado 25 de septiembre del 2016 han aumentado la severidad de la demanda y piden que se incluya daños punitivos.

En la petición, se califica a Fernández como “gravemente negligente”, se presentó la semana pasada, después que las dos partes interesadas recibieron una versión del reporte del accidente a cargo de la Comisión para la Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de la Florida (FWC) reportó El Nuevo Herald.

Los demandantes esperan recibir millones de dólares como pago por el comportamiento de Fernández cuando la embarcación de 32 pies de eslora SeaVee, que piloteaba el pelotero, se estrelló contra un rompeolas de Government Cut cerca de Miami Beach.

Entre los hallazgos encontrados en el de la FWC, se encuentra que el nivel de alcohol de .147 que Fernández tenía en la sangre de (casi el doble del límite legal), la presencia de cocaína en su sistema, la velocidad de 65.7 millas por hora a la que iba el bote antes de chocar y el hecho de que Fernández navegaba con las luces de adentro del barco encendidas, lo que le dificultaba aún más la visibilidad.


El abogado de familia de Fernández declinó hacer comentarios sobre el reporte del accidente.