Un grupo de migrantes cubanos retenidos en un centro migratorio en Louisiana lleva a cabo una huelga de hambre para pedir se revisen sus casos y se les ponga en libertad.


Varios familiares se reunieron este sábado en la Pequeña Habana para manifestar los abusos cometidos contra los migrantes cubanos.

“Tengo a mi hermano adentro, y he buscado ayuda y se me ha negado y mi abuelo murió pensando en una Cuba libre que no existe”, dijo a Telemundo Noticias una de las familiares de los cubanos recluidos en cárceles norteamericanas.

“Lo que estamos huyendo es de los Castro, y por eso le pedimos en Luisiana que nos suelten, que dejen el racismo con nosotros los inmigrantes”, dijo uno de los cubanos de nombre Jordy quien ha dado declaraciones ya.

La esposa de Jordy fue una de las presentes y asegura que el grupo lleva 6 días sin comer y sin beber agua, pero que prefieren morir en los Estados Unidos que regresar a Cuba.


Otra manifestante, relató que el viernes en el centro en donde está detenido su hijo, las autoridades presuntamente lanzaron golpes y gas pimienta.

«Golpeados por un equipo antimotines, todos terminaron sangrando los metieron en “el hueco” y los tienen privados de alimentación», dijo.

Los familiares consideran que el trato que están recibiendo no es el correcto y que se están violando sus derechos.

«Si ya tiene todos sus documentos y aprobado el “miedo creíble”, y no hay nada, pregunta y no hay respuesta, no los atienden», dijo un joven presente.

Algunas de las prisiones a los cuales han sido trasladados son privadas, situación que genera sospecha entre familiares. “Esos muchachos no saldrán a la calle, esos son centros privados de detención, mientras más gente más dinero va a entrar”.

Los familiares solo están pidiendo que los migrantes tengan un proceso justo y bajo libertad condicional.