Los cuerpos de Kevin Wayne Sharp; su esposa, Amy Marie Sharp; su hijo, Sterling, de 12 años, y su hija Adrianna, de 7, fueron encontrados el viernes en un condominio de alquiler en la localidad turística de Tulum, en el estado de Quintana Roo.


La familia llevaba muerta entre 36 y 48 horas cuando fueron encontrados dijo el sábado la fiscalía de Quintana Roo sin encontrar señales de violencia o suicidio.

Las autopsias mostraron que los fallecidos se habían ahogado después de inhalar gases tóxicos, pero no está claro qué tipo de gas provocó su muerte, añadió la fiscalía.

Fotografías dadas a conocer por funcionarios mexicanos mostraban a bomberos y otras personas con máscaras mientras revisaban una estufa de gas en el condominio reportó CNN.