La familia de Eduardo Fernández, el hombre de 73 años que fue atacado brutalmente en el metromover de Miami, estará presentando una demanda contra el condado Miami Dade y contra la compañía de seguridad por no tomar las suficientes medidas para prevenir ataques similares.


La demanda, dirigida al condado y la compañía Allied Universal, reclama que no se tomaron las medidas de seguridad adecuadas después del incidente del 4 de septiembre en el cual un hombre golpeó brutalmente a una mujer en el metromover en Brickell, y a otras dos personas.

Pasado ese incidente Fernández fue víctima de otra agresión el pasado domingo que lo dejó con fracturas y lesiones internas, habiendo transcurrido 16 días del primer incidente.

“La familia quiere usar esta demanda como un vehículo para promover la seguridad”, dijo a Local 10 News el abogado Alan Goldfarb. “Tuvieron la oportunidad de intervenir y aumentar la seguridad y mejorar lo que estaban haciendo, por los tres asaltos que habían ocurrido”.

Christian, el hijo de Eduardo, dice que su padre se dirigía a trabajar como aparcacoches alrededor de las 6 a.m. del domingo cuando abordó el Metromover en Government Center, con destino a la Terminal Omni.


Robert Lee Ribbs, un hombre sin hogar de 62 años, fue arrestado y enfrenta cargos de robo a mano armada, agresión agravada y agresión a una persona de 65 años o más.

Ribbs supuestamente robó $ 30 en efectivo del bolsillo de Fernández y le dijo a los detectives que Fernández lo llamó «nigger», lo cual se considera un insulto racial. La policía, sin embargo, dijo que el incidente no fue provocado.

Desde entonces las autoridades han incrementado la seguridad en el metromover, pero los abogados de Fernández dicen que es muy tarde para su cliente quien se ha sometido a cirugías y quien podría estar hospitalizado por dos semanas.