Uno de los símbolos más grandes del judo se ha marchado, el sábado 17 de marzo, el cubanoamericano Luis Guardia, murió a sus 66 años, a causa de una complicación pulmonar.


Guardia se convirtió en una verdadera leyenda del judo, luego de vencer a todos sus rivales en el tatami.

La Federación de Judo de Estados Unidos, en 2013 le concedió el Noveno Dan (Kudan), uno de los pocos en esa disciplina que ha alcanzado tan altos niveles en el orbe.

Por su parte, la Federación Internacional de Judo (IJF), el pasado año, le dio un merecido reconocimiento, entregándole al Sensei Hanshi Luis Guardia Kudan el que fuese su último premio: el “Lifetime Achievement”.

En la Mayor de las Antillas, Guardia fue judoca, entrenador y profesor, fue fundador de la federación, y el primero en presidir esa organización.


Antes de residir en EEUU, en España fue entrenador del equipo nacional.

Escribió un libro sobre los inicios del deporte en América, al que le llamó “Orígenes de la Confederación Panamericana de Judo”.

Los últimos años de su vida los dedicó a asesorar a la federación de Estados Unidos, y a trabajar en la Academia Andre Kolychkine en Miami.

Este miércoles dicha academia le rendirá tributo.

En una entrevista que cita El Nuevo Herald, de 2012, el maestro y judoca dijo: “He contribuido al desarrollo del judo en América y en Europa”.

(Con información de El Nuevo Herald)