A los 80 años de edad falleció este sábado, el ghanés Kofi Annan, primer secretario general subsahariano de la ONU y premio Nobel de la Paz en 2001. Su muerte tuvo lugar en un hospital en Berna, Suiza, informó su fundación.

El secretario general de la ONU Antonio Guterres, expresó: “en muchos sentidos, Kofi Annan fue las Naciones Unidas. Fue ascendiendo gradualmente para acabar liderando la organización hacia el nuevo milenio con una dignidad y determinación inigualables”.

Annan murió después de una breve enfermedad, rodeado por su segunda esposa, Nane, y sus hijos, reporta Diario Las Américas.

El diario español El País lo ha considerado el mejor diplomático contemporáneo, además el periódico puntualizó que “tenía una capacidad de empatía única, una singular disposición para la mediación”.


Durante dos mandatos Annan fue secretario general de la ONU en Nueva York, de 1997 a 2006, además fue la primera persona proveniente del África subsahariana y de raza negra en ocupar ese cargo.

Según Excélsior, la fundación que lleva su nombre recuerda que el hijo de Ghana “sintió una responsabilidad especial para con África”.

Antonio Guterres fue elegido por Annan para dirigir la agencia de la ONU para los refugiados.

Aunque como jefe de las operaciones de paz de la citada organización el diplomático fue criticado por la incapacidad del organismo mundial para evitar el genocidio de Ruanda en los 90 del pasado siglo, se le atribuyen otros logros como su especial comprometimiento con el desarrollo africano, incluyendo su presidencia del Panel para el Progreso de África y de la Alianza para una Revolución Verde en África (AGRA).

Dejando la ONU se mantuvo como uno de los más destacados mediadores internacionales en situaciones de conflicto.

Entre sus éxitos se cuenta la resolución de la crisis política vivida en Kenia tras las elecciones de 2007.

En abril pasado durante una entrevista por su 80 cumpleaños, el premio Nobel dijo a la BBC: “La ONU se puede mejorar, no es perfecta, pero si no existiera, tendrías que inventarla”.

“Soy un optimista testarudo, nací optimista y seguiré siendo optimista”, sentenció.

(Con información de Diario Las Américas, Excélsior, El País)