Fallecidos a causa del dengue en Cuba (Imagen de archivo)

La prensa independiente cubana revela que el régimen de La Habana oculta datos sobre las muertes por dengue; un estudiante de medicina que va de puerta en puerta buscando casos de infecciones por el mosquito Aedes aegypti confesó a la periodista María Matienzo para CubaNet, que las fuentes oficiales prefieren «no causar pánico» en la población.

En el Cerro otro estudiante comentó que aunque ya se registra un muerto por dengue en esa localidad, tienen órdenes de no ofrecer ninguna información al respecto.


Mayra, una vecina de Centro Habana, explica: «una se entera que la cosa está fea de nuevo con el dengue cuando ves el ejército de gente fumigando e interrogando a la gente», sin embargo lamenta que las aguas albañales y basura aumentan por día en cada cuadra.

Una joven de 21 años falleció en Rayo y Zanja, Centro Habana, pero muchos siguen creyendo que «el dengue no mata».

Según un médico de familia de La Habana Vieja, el pone a todos «en observación, aunque no los ingresen».

«El cuadro clínico de esta enfermedad ha mutado tanto que un cuadro diarreico, lo que no sucedía antes, puede devenir dengue», aseguró.

En ocasiones detalló el galeno, lo último que sale es la fiebre y el rash cutáneo.


Sin embargo, al preguntar si han tenido alguna muerte en su zona, todo el mundo lo niega, pues nadie está autorizado a dar información.

«Me dijeron que tenía infección en los riñones, pero no me conformé, fui para la Benéfica y allí estuve dos días en Terapia», contó Ana, quien fue atendida en el hospital Naval, donde asegura «por poco» la matan.

Cuatro muertes por dengue registró el periodista Jorge Bello en Güira de Melena, «tres de ellas fuera de la ciudad. La cuarta fue Isabel Cristina Suárez Ramírez, directora comercial de ETECSA del municipio».

«Suárez Ramírez había acudido al médico y le habían diagnosticado dengue, por lo que la remitieron para ingreso en el Hospital Docente General Iván Portuondo, en San Antonio de los Baños», diez días después fallece, detalló el reportero.

Bello describió como «caóticas» las condiciones epidemiológicas en los municipios habaneros, y comenta el silencio ha comenzado a hacer más daño que la misma enfermedad.

«Uno se entera que la gente se muere de dengue pero nadie se lo cree, porque no hay nada oficial», reveló Ale, quien fue diagnosticada con dengue y prefirió no ingresar en un hospital.