Juan Manuel Obana Borges (Imagen tomada de redes sociales)

El pasado 11 de septiembre, falleció un médico cubano en extrañas circunstancias en un baño del aeropuerto Charles de Gaulle, de París, reportó Diario de Cuba.


Juan Manuel Obana Borges de 47 años, acababa de ser expulsado de una misión en Mauritania, y según fuentes había intentado pedir asilo en Francia.

El cubano trabajaba como especialista en terapia intensiva y medicina interna, en un hospital de Nuakchot, capital de Mauritania, reveló un familiar.

Días antes de ser expulsado, Obana Borges le habló a su familiar sobre desavenencias con el director del hospital, a causa de un tratamiento a una embarazada con tromboembolismo pulmonar.

El isleño había decidido ingresar a la gestante en terapia intensiva con respiración mecánica, y aunque el director del hospital le exigió le diera de alta a la mujer, el médico se negó.


Su jefe luego quiso que él trasladara a la paciente a un hospital a 300 km, pero Obana Borges se opuso.

Luego de conocer el altercado, la jefa de la brigada médica cubana en ese país le informó al profesional de la salud que había sido expulsado, y lo subieron en un avión con destino a Francia.

Obana Borges también había tenido problemas con la jefa de la misión, de acuerdo a la misma fuente.

Al parecer el médico cubano sufrió un primer infarto llegando a París, por lo que perdió el vuelo a la Isla, más tarde sufriría un segundo infarto, y aunque intentaron reanimarlo, no alcanzó a sobrevivir.

Amigos allegados de Obana Borges han indicado que aunque pidió asilo en Francia, Inmigración demoró unas tres horas para decirle finalmente que rechazaban la petición.

«Una hora más tarde lo encontraron muerto en un baño del aeropuerto y le diagnosticaron un infarto», explicó Emerson Moreno, colega de la universidad, con quien el médico mantenía comunicación por redes sociales.

El cadáver de Juan Manuel será repatriado a la Isla, sin embargo la información como la atención a sus familiares ha sido escasa, lo poco que han logrado conocer ha sido a través de la logia masónica a la que pertenecía el cubano.