La representante del Movimiento Cristiano Liberación en la Habana (MCL), Rosa María Rodríguez fue expulsada de la oficina de atención a la ciudadanía del Consejo de Estado por sus funcionarios, a donde ella había acudido para averiguar acerca de una petición de libertad para el prisionero de conciencia, Eduardo Cardet, que ha sido respaldada por diez mil firmas de cubanos en la Mayor de las Antillas, recogió Martí Noticias.


Rosa María fue expulsada por la fuerza del lugar, pero ella aclaró no se cansará de defender sus derechos ciudadanos.

Según contó la activista, un guardia de seguridad la agarró por la muñeca, y prácticamente la arrastra fuera del lugar.

“Me dijo: ‘aquí no te queremos más, y cuando vuelvas a venir vamos a tomar otro tipo de medidas contigo’”, relató Rodríguez.

La oficina de atención ciudadana le había informado a la opositora que revisarían la petición de libertad para Cardet, y que darían una respuesta en 60 días hábiles.


Amnistía Internacional semanas atrás lanzó otro llamado de Acción Urgente a favor de Cardet, preso en la cárcel de Cuba Sí, en la provincia de Holguín, donde permanece sin derecho a visitas de sus familiares.

Cardet, médico de profesión se encuentra encarcelado desde el 30 de noviembre de 2016, condenado a tres años de cárcel por el supuesto delito de “atentado a la autoridad”.

Rosa María Rodríguez es la encargada de la recogida de firmas en La Habana para la campaña “Un cubano, un voto”, con la que el movimiento pretende impulsar una transición a la democracia, desde la legalidad vigente en la Isla.

La campaña persigue varios objetivos, como que los cubanos tengan derecho al voto, y a ser elegidos, que el Gobierno reconozca varios partidos, piden también un plebiscito para Cuba.

(Con información de Martí Noticias)