Según reportó el académico oficialista cubano Pedro Monreal en el semanario digital Sin Permiso, el pasado 12 de octubre la Comisión Económica para América Latina de la ONU, CEPAL, redujo el pronóstico de crecimiento cubano 2017 de 1 % a 0,5 %.


Lo anterior al finalizar el año, de acuerdo con Monreal, “significaría en la práctica que, aunque la economía dejaría de estar técnicamente en una recesión, se encontraría en una situación de estancamiento”.

El experto considera preocupante el ajuste, realizado por el prestigioso organismo apenas dos meses después de su anterior estimación, y dice que es “una mala noticia que, hasta el momento de redactar esta nota, no parece haber sido reflejada en la prensa nacional”.

Agrega que aunque no es posible conocer ahora, de manera precisa, la cifra real de crecimiento del PIB que se alcanzará en 2017, pudiera inferirse de la reciente actualización de CEPAL que el tope superior del cono de probabilidades sería un 0,5%.

El 3 de agosto el CEPAL había pronosticado una recuperación de los precios internacionales del petróleo, el níquel y el azúcar, esperando que la política fiscal diera un importante impulso a la producción.

Monreal indica que “lejos de haber crecido, los precios del azúcar han caído, mientras que los precios del níquel y del petróleo han variado durante los últimos doce meses, registrando incrementos muy moderados que hacen cuestionable afirmar que ha existido una recuperación de precios”.


El experto concluye diciendo que “el hecho de que CEPAL haya hecho un ajuste hacia la baja de su estimación previa pudiera indicar que los expertos de esa institución hubiesen reconocido que han aumentado las probabilidades de ocurrencia de una situación de estancamiento económico y quizás, peor aún, de que se produjese un segundo año consecutivo de recesión económica en Cuba”.

(Con información de Martí Noticias)