El exilio cubano de la Capital del Sol recolectó este sábado en el monumento a los Mártires de Girón, en la Pequeña Habana, diversos alimentos para enviar a los migrantes hermanos que se encuentran varados en la zona fronteriza entre México y Estados Unidos, señala EFE.

«Nuestros hermanos en Nuevo Laredo, en la frontera de México con Estados Unidos, están en una situación crítica», dijo Ramón Saúl Sánchez, líder del Movimiento que junto al grupo Vigilia Mambisa y radio La Poderosa organizaron este acto benéfico.

«Hay una crisis humanitaria de gran envergadura a través del continente, los cubanos están pasando penurias y exponiéndose a malvados que lucran con el dolor», agregó al tiempo que instó a los gobiernos a abrir sus corazones ante la situación.