Un exiliado cubano que hacía más de 20 años no visitaba la isla intentó el pasado mes de septiembre visitar a su familia en Santiago de Cuba, pero el gobierno no lo dejó entrar al país, poniéndolo de regreso en el avión en el que llegó.

Este fue el caso de Pedro Ladislao Guerra, un cubano que reside en Miami hace muchos años y que ejerce como contador público, recogió AmericaTeVe.

El último viaje que hizo Guerra a Cuba fue en el año 1996, cuando se reunió con el entonces líder del Movimiento Cristiano Liberacion Oswaldo Payá. Antes de 1996 Guerra había hecho 4 viajes más.

En esta ocasión, a pesar de estar convencido de que no le dejarían entrar al país, se dejó convencer por familiares y amigos de que la situación en Cuba «está cambiando» para que intentara hacer un viaje y disfrutar de su familia en el oriente del país.


Al llegar a Santiago de Cuba le retiraron su pasaporte, le llenaron un formulario de «Orden de retiro» y lo pusieron de regreso en el mismo avión en que llegó. Guerra dijo que no se le dio ninguna explicación de porque no era admisible al territorio cubano; y que la «Orden de retiro» tampoco explica el motivo.

Guerra es un expreso político que estuvo 17 años en la cárcel por intentar derrocar al régimen castrista.