La Liga Evangélica de Cuba, la Convención Bautista de Occidente, la Convención Bautista de Oriente, así como la Iglesia Metodista en Cuba y la Iglesia Evangélica Asamblea de Dios se oponen al matrimonio gay en la isla argumentando que esta no debe ser la postura de un país comunista.

“Queremos sensibilizar a las autoridades del peligro que puede traer para la nación el matrimonio igualitario”, dijo Dariel Llanes Quintana, presidente de la Convención Bautista de Occidente.

“Nos reunimos con las responsables de los asuntos religiosos en la dirección del Partido Comunista, Sonia García y Caridad Diego. Ellas nos explicaron que no podría hacerse la manifestación, pero que las reformas constitucionales se llevarían a cabo después de un ‘amplio debate popular'» dijo.

Los líderes religiosos aseguran que la ideología de género “no guarda ninguna relación con los países comunistas”, y pone como ejemplos a la extinta Unión Soviética, China, Vietnam y Corea del Norte.


“Ese párrafo se incluyó como prueba de que en los países comunistas no existe el matrimonio entre personas del mismo sexo”, dijo el obispo Ricardo Pereira Díaz, representante de la Iglesia metodista en Cuba. “No puedes coger del capitalismo lo que te conviene. Si el país es comunista, que sea comunista”, agregó.

“En otro país los padres pueden enviar a sus hijos a una escuela privada o pública que sea conforme con los preceptos de su fe. En un país como el nuestro dónde la enseñanza está regida por el Estado y no existen alternativas, llevar a un niño a aprender algo que es contrario a su fe es violar su libre albedrío”, dijo el religioso.

Las declaraciones de los religiosos evangélicos han sorprendido por usar la ideología comunista para justificar su oposición al matrimonio gay.