Un artículo publicado por el diario Consciousness and Cognition y llevado a cabo por investigadores austriacos, explica que beber una cantidad baja de alcohol puede mejorar el pensamiento creativo y la eficacia para resolver problemas, señala Infobae.

El estudio reunió a 70 personas que fueron divididas en dos grupos. A una mitad se le ofreció cerveza con 5.2% de alcohol mientras que al otro se le dio cerveza sin alcohol. Ningún grupo sabía lo que estaba ingiriendo.

A ambos grupos se les evalúo el funcionamiento ejecutivo, lo que dio como resultado que «el consumo de una dosis baja de alcohol tiende a perjudicar el control ejecutivo, pero facilita la resolución creativa de problemas».

La conclusión arrojó que las habilidades de los participantes mejoraron al enfrentar la prueba Análisis de Asociaciones Remotas, en donde se presentaron tres palabras sin asociación y se les pedía que buscaran una que tuviera conexión entre las tres.


“De hecho, los participantes que bebieron la cerveza con alcohol obtuvieron mejores resultados en la prueba RAT que sus compañeros sobrios”, señala Infobae.