El cubano José Delgado, regente en la Universidad de Wisconsin, en Madison, sufrió un “mitin de repudio”, por formar parte de un comité que sanciona precisamente este tipo de manifestaciones de estudiantes con tendencia izquierdista, que son intolerantes y no permiten que estudiantes u otras personas que disienten de lo que ellos piensan manifiesten sus ideas.


La decisión del regente de la universidad está vinculada a la protección a la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, pero además el cubano explica a la prensa local que dada su experiencia personal con la dictadura comunista en Cuba, de donde huyó junto a sus padres cuando era un niño, está de acuerdo con las medidas disciplinarias contra aquellas personas que quieran socavar la libertad de expresión.

“En Cuba el Gobierno organizaba turbas para manifestarse frente a hogares de personas”, rememoró Delgado. “Gritaban ‘¡paredón, paredón!’ Era amenazador”.

En esa misma universidad, manifestantes han intentado detener eventos oficiales, tan solo porque discrepan con el conferencista invitado.

Por lo que el consejo universitario al que el cubano pertenece dictaminó en octubre tomar acciones disciplinarias contra estudiantes saboteadores.

Delgado argumenta que la filosofía de estos grupos es: “si conseguimos suficiente gente para corear o gritar, da la impresión de que tienes el apoyo total del público”.


“Estamos protegiendo el derecho de todos nuestros estudiantes a expresarse, pero también los derechos de escuchar. Puedes decidir no escuchar tú, pero no puedes impedir que otros estudiantes escuchen”, agregó.

“Una turba es un modo de la gente para esconderse y hacer lo que individualmente nunca se atreverían. Es una cosa terrible”, comentó Delgado al explicar su postura. “Te quita la actividad individual”.

(Con información de Cubanet)