Salud en Estados Unidos. Foto: Pixabay

Los estadounidenses pidieron prestados $ 88 mil millones de dólares en el año pasado para pagar por atención médica, según una encuesta reciente.


De acuerdo con una encuesta de West Health-Gallup publicada el martes, aproximadamente 1 de cada 8 tuvo que recurrir a los préstamos para pagar la atención del año anterior. Además, 65 millones de adultos dicen que tenían un problema de salud pero no buscaron tratamiento debido al costo.

Casi un cuarto tuvo que recortar gastos para pagar la atención médica o los medicamentos.

Estas estadísticas son los últimos ejemplos de cómo la nación está luchando con el alto costo de la atención médica. Según los datos federales, los Estados Unidos gastaron más de $ 10,700 por persona en atención médica en 2017. Eso es más que cualquier otro país, sin embargo, Estados Unidos se ubica constantemente cerca del fondo de los principales índices de salud entre las naciones desarrolladas, según la encuesta.

La reducción del gasto en atención, en particular los medicamentos recetados, se ha convertido en un punto de conversación clave para el presidente Donald Trump y los legisladores de ambos partidos. El Presidente ha tomado medidas y ha ofrecido muchas propuestas para reducir los costos, mientras que el Congreso ha celebrado audiencias y ha trabajado en la legislación para hacer lo mismo. En particular, están observando el alza de los precios de la insulina, luego de que las familias dijeron haber perdido a seres queridos que no podían pagar su tratamiento.


La situación ha hecho que la gente se sienta muy insegura. Según la encuesta, aproximadamente el 45% de los estadounidenses dijo que les preocupa que un evento de salud importante los deje en bancarrota, incluidas 1 de cada 3 familias que ganan al menos $ 180,000.