Luego de 94 días de paralización, la Administración de Donald Trump ha vuelto a autorizar la entrada de refugiados de 11 naciones a EEUU, aunque aumentó las medidas de seguridad del Programa de Admisión de Refugiados, recogió EFE.

En octubre de 2017, la admisión de solicitudes de entrada de los nacionales de esos países fue interrumpida, cuando Trump emitió una orden ejecutiva que autorizó al Gobierno a reanudar el procesamiento de peticiones de solicitantes.


Tras los atentados del 11 de septiembre de septiembre de 2001, comenzó a elaborarse una lista de 11 países, que se actualizó por última vez en 2015, y contiene sanciones que presentan “potencialmente un mayor riesgo” para Estados Unidos, declararon funcionarios de alto rango en una conferencia, sin brindar el nombre de esos países.

Pese a que existe una lista oficial de estas naciones, y ha sido divulgada públicamente, los medios locales aseguraron que incluyen diez naciones de mayoría musulmana, además de Corea del Norte.

En cada uno de esos 11 países, durante los más de 90 días que duró la revisión “en profundidad” se ralentizó la gestión de las solicitudes de refugio de sus nacionales, y el Gobierno norteamericano dio prioridad a ciudadanos de otras partes.

Fuentes de la administración aseguraron que “la lista no tiene nada que ver con la religión mayoritaria de esos países, sino con el riesgo que suponen para nuestra nación”.


Grupos de defensa de derechos de los refugiados, dieron a conocer que la lista la completan: Egipto, Irán, Irak, Libia, Mali, Somalia, Sudán del Sur, Sudán, Siria y Yemen.

De ahora en adelante, los ciudadanos de estos países, afrontarán evaluaciones más severas “basadas en el riesgo” para que sus solicitudes de refugio sean aceptadas.

(Con información de Diario de Cuba)