En los últimos meses de 2017 (del 1 de octubre al 31 de diciembre), se declararon inadmisibles en territorio estadounidense a 1.451 cubanos que intentaron entrar a EEUU por varios puntos de la frontera con México (El Paso, 27; Laredo, 1.398; San Diego, 24; Tucson, dos), de acuerdo a datos recogidos por el Departamento de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).


El CBP documentó el ingreso de 14.592 cubanos por esos mimos puntos fronterizos, durante el año fiscal 2017, que comprendía desde el 1 de octubre de 2016 hasta el 30 de junio de 2017. La reducción fue abrupta en comparación con los 41.523 que ingresaron en 2016.

A partir del 12 de enero de 2017, que se derogó la política “pies secos-pies mojados”, y “desde entonces, los cubanos que intentan ingresar ilegalmente a Estados Unidos están sujetos a remoción, de acuerdo con nuestras prioridades de cumplimiento”, señala el CBP.

“Estas acciones forman parte de la normalización continua de las relaciones entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba y reflejan el compromiso de tener una política de inmigración más amplia en la que tratamos a personas de diferentes países de manera consecuente”, añaden.

Al concluir la política estadounidense de “pies secos-pies mojados”, se paralizó casi totalmente el cruce de balseros por el estrecho de Florida.


En pasados meses los datos publicados sobre interceptaciones, reflejan un drástico descenso, de 2.295 interceptados en el mar en los primeros meses de 2016 a sólo 322 durante el primer semestre del pasado año.

Durante el año fiscal 2017 fueron interceptados 1.934 cubanos que trataron de llegar vía marítima al país, a través del estrecho de Florida, según la Guardia Costera.

Una disminución notable en contraste con 2015 y 2016, cuando se disparó la llegada de migrantes cubanos a Estados Unidos. (2015 – 4.473) y (2016-7.411).

La eliminación de la política “pies secos-pies mojados”, ha marcado un parteaguas en la migración cubana, todo cubano debe llegar a Estados Unidos con documentos legales, ya sea por mar, aire o tierra.

Los cubanos que entran de forma legal a Estados Unidos, aún gozan de los beneficios de residencia que ofrece la Ley de Ajuste Cubano, tras quedarse en el país durante un año, pese a que si son detectados por las autoridades migratorias pueden ser deportados. Dicha ley data de 1966, y sólo puede ser derogada por el Congreso de los EEUU.

(Con información de Martí Noticias)