El poco personal de salud y la escasez de turnos para atenderse en el hospital provincial Carlos Manuel de Céspedes de Bayamo, así como la falta de medicamentos para combatir las infecciones, han contribuido a que existan minímas posibilidades para que las niñas de hasta 16 años sean atendidas por infecciones bacterianas del tracto urinario y vulvar, informó el periodista indpendiente Yunior Berges González a Martí Noticias.


En la actualidad sólo hay una consulta médica en Granma y dos doctoras, la ginecóloga Annia Celia Ocaña Zamora y la pediatra Ana María Machado Solano para tratar todos los casos.

De acuerdo a Berges González, la consulta sólo recibe pacientes dos días al mes, y para atender a sus bebés muchos granmenses tienen que viajar entre 127 y 140 kilómetros desde Pilón o Niquero, lo que ha provocado una mayor incidencia de casos donde quedan secuelas en la salud de las menores.

Prácticamente sin recursos se encuentra el personal médico en Cuba, por la falta de medicamentos, a su disposición para tratar a los pacientes sólo tienen cuatro: Gentamicina y Predneomin en crema y Clotrimazol o Sulfamida en óvulos.

Este escenario obstaculiza que las pacientes resuelvan definitivamente, ya que en algunos casos las infecciones persisten hasta agravarse y causar esterilidad.


(Con información de Martí Noticias)