El cubano Erislandy Lara (25-2-2, 14 KO) derrotó por decisión unánime a Terrel Gausha ante un público impaciente que esperaba la victoria en Nueva York en una pelea que se transmitió por la pantalla de Showtime, según informa El NUevo Herald.

«El no es un boxeador tonto, pero estaba peleando con el mejor de la división. Soy de esos que controlan la pelea a medida que va avanzando. Eso fue lo que hice», indicó el cubano al final del enfrentamiento.

Según reporta el citado rotativo, el hecho de que las dos peleas que antecedieron a la del pújil cubano terminaran por nocauts, «el de Jarett Hurd técnico, y el de Jermell Charlo fulminante en el mismo primer asalto ante el prometedor Erickson Lubin».

Es por esa razón que al cubano le costará un poco más de trabajo ganarse el afecto de los «aficionados periféricos», lo que solo buscan sangre en el cuadrilátero y no disfrutan de los movimientos bien pensados y articulados.