El entrenador olímpico cubano Pedro Gato falleció en la noche del miércoles a los 53 años de edad en su vivienda de la capital de México.


Gato, que llevó a la mexicana Espinoza a la medalla de bronce en el concurso de taekwondo de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, fue operado el pasado 13 de febrero del menisco de su rodilla derecha, pero las complicaciones en la cirugía provocaron el fallecimiento.

Nacido en Pinar del Río, occidente cubano, el 1 de agosto de 1963, Gato fue integrante de las selecciones cubanas de kárate y taekwondo después de lo cual se hizo Licenciado en Cultura Física y se desempeñó como entrenador de taekwondo del equipo Cuba.

En la década pasada, emigró a México donde formó parte del equipo que llevó a María Espinoza y a Guillermo Pérez a los títulos olímpicos de taekwondo en Pekín 2008 y cuatro años más tarde fue el entrenador que guió a Espinoza al bronce olímpico en la categoría de más de 67 kilogramos.

«Mi sentido pésame por el fallecimiento de Pedro Gato», escribió en su cuenta de twitter el presidente del Comité Olímpico Mexicano, Carlos Padilla, mientras el director de la Comisión Nacional del deporte, Alfredo Castillo, lamentó el deceso y calificó al cubano como un reconocido formador de campeonas mexicanas.


Con el fallecimiento de Gato, el deporte mexicano pierde a uno de sus colaboradores más capaces, reconocido por su personalidad y perseverancia para superarse.

Le sobreviven a Gato su esposa, con la que tuvo 27 años de matrimonio, y su hijo Arian.